Estrategias para que tus Email no caigan en spam y tu domino no pierda reputación

Conforme crece el envío de correos electrónicos promocionales e informativos, y se incrementa el uso de plataformas de email marketing para anunciar novedades o productos, o informar, los filtros anti-spam evolucionan y se perfeccionan. Su objetivo es que los usuarios tengan la menor cantidad de mensajes que no sean del estricto interés de cada usuario en su bandeja de entrada, para que pueda enfocarse en lo importante, sin tener que estar eliminando gran cantidad de mensajes en diferentes momentos del día.

Lamentablemente, en ocasiones, correos electrónicos de personas y organizaciones con las que necesitamos comunicarnos, y newsletters o emails de ofertas que queremos recibir, terminan siendo identificados erróneamente como spam. Lo cual puede generar importantes problemas de interacción con clientes y proveedores, y privan a las marcas de trasmitir mensajes que podrían significar una oportunidad para sus usuarios o potenciales clientes.

¿Que es un spam?
Se define al spam como el filtro que cataloga como no deseados a los emails que una persona recibe sin permiso previo o sin haberlos solicitado.

¿Por qué es catalogado un email como spam?
El software de los servicios de e-mail marketing o email automation siempre está analizando el modo en que los destinatarios reaccionan a la recepción de un mensaje, e identificando prácticas que generan baja reputación en los emisores.

Cuando un remitente es catalogado como emisor de correo basura, el resto de los correos electrónicos que envíe pueden derivar hacia la casilla de spam o incluso ser bloqueados. Algo que puede afectar no solo a los emails promocionales o corporativos, sino también al resto de los correos que compartan el mismo dominio.

Prácticas más comunes que provocan baja reputación, son las siguientes:

  • mensajes enviados aleatoriamente a un gran número de direcciones electrónicas;
  • e-mails ignorados y excluidos por muchos usuarios;
  • correos electrónicos marcados como spam por los clientes;
  • e-mails enviados a direcciones electrónicas inválidas o inactivas;
  • e-mails enviados a direcciones creadas intencionalmente para identificar spammers, denominadas spamtraps.

Acciones de los destinatarios que elevan la reputación de los remitentes:

  • Si abren el e-mail
  • Si hacen clic en los enlaces que contenga el mensaje
  • Si responde
  • Si se lo envía a alguien

Claves a considerar para que tus emails no caigan en spam

1. Crear una base de contactos sólida de destintarios

2. Contratar una plataforma de email marketing eficiente 

3. Incluir opción de desuscripción en los mensajes

4. Determinar la mejor frecuencia de envíos

5. Configuración adecuada del sistema de email marketing

6. Generar contenido que atraiga y produzca valor agregado

7. Seleccionar un asunto o subject anti-spam

 

 


Agregar un comentario

Captcha *

32 − = 31